sábado, 27 de junio de 2009

LAS LAGRIMAS DEL GIGANTE


Publicado en 1986, corresponde al 9° título de la serie Papyrus, el personaje central.
Narra una aventura mas de este héroe, con la magistral capacidad del autor para ubicarnos en un Egipto vívido y palpable, gracias a su sorprendente y hermoso dibujo y a un guión bien construido.
El argumento de este numero no varia en demasía de otras aventuras: El héroe conoce a personajes que serán los desencadenantes de la trama, luego se ve enfrentado a una situación compleja, entre misterio y complot, y luego se desencadena el clímax, donde tendrá que recurrir a toda su astucia y valentía para resolver la situación y hacerla desembocar en el final de la aventura.
Es en los detalles en donde se halla el atractivo de esta historia, en como se muestra la vida cotidiana de la plebe y el paralelismo con la de la realeza, en la descripción profunda del misticismo religioso-mitológico, y sobre todo en la impresionante ambientación gráfica.
Pero para mi, por encima de todos los aspectos esta el final, tan hermoso y tan amargo que la sensación de desazón tras leerlo es terrible, como si una nostalgia milenaria lo alcanzara a uno, y es ahí cuando comprende uno el poético titulo del libro:
Las Lagrimas del gigante (dicho “gigante” es una de las dos estatuas que guardaban la entrada del templo de Amenofis III, de cuya destrucción esta aventura muestra una versión libre. De esa maravilla hoy solo queda esto:


Conclusión
Para el “lector profano” es una excelente alternativa si desea conocer una aventura ambientada en el antiguo Egipto hecha con toda la delicadeza y el profesionalismo de un autor que ha dedicado su vida a ello.
Le ayudará a echar por tierra los conceptos hollywoodenses de [basuras] películas como la momia y secuela.
Además si gusta de historias profundas, conmovedoras, con finales difíciles, poco felices, esta es ideal.
Ese final, ah ese final...

3 comentarios:

  1. Interesante artículo! No he leído esta aventura de Papyrus pero por lo que cuentas merece la pena. Cuando estuve en Egipto, tuve ocasión de ver esas dos estatuas, que hoy en día reciben el nombre de "los colosos de Mnemon". Por lo que veo, esas figuras monumentales están espléndidamente dibujadas y me recuerdan a cuando aparece el templo de Abu Simbel en "la vengeance des Ramsés", otro buen álbum de Papyrus, que no ha sido publicado en castellano.Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me corrijo a mi mismo, pues acabo de ver en el otro post que La venganza de Ramsés salió en la colección de ediciones junior!

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que tengo unos tres o cuatro álbumes de Papyrus, pero de los primeros. Este no lo conocía. Que recuerde, en Francia ya llevan veintitantos...

    ResponderEliminar